Gens Goliae » Blog Archive » Santa Cacciarina, Drákos Thiriodamastís
Trayendo la Musica Medieval de Regreso al Pueblo Llano

Santa Cacciarina, Drákos Thiriodamastís


Escrito en March 8th, 2017 Anno Domine, por Frater San Golias
   

rightConocida es –al menos en la tradición oral goliarda–, la historia de Santa Cacciarina di Bordello, viajera de las tierras del Peloponeso.

Aunque pocas fuentes hay escritas, San Odolotodo recoge la siguiente narración, diz que de otros hermanos que presenciaron al menos uno de los muchos portentos por ella obrados, para gloria de Dios y de la pía Orden Goliarda. En este caso, la doma del temible Dragón Tuerto del Levante, cuya fecha se conmemora precisamente el dia de hoy..

“Desta guisa la hermana Cacciarina peregrinó hasta la ciudad griega de Tekné, do diz que un dragón asolaba la villa, por lo que era mentada en esos pagos y en otros como Tekné del Dragón.

He allí que la bestia devoraba y vomitaba a los que acercársele osaban a la guarida. Tal era el asuelo al que sometida era la villa, que se había convenido en concejo sacrificar al dragón tres doncellas y tres varones en cada luna llena, para calmar su hambre y evitar mayor matanza.

Aquesta alimaña, se decía, que de oriente venia y que su rostro había sido desfigurado por las armas de algún santo caballero y es por ello que la bestia era conocida como el Gran Dragón Tuerto de Levante. Oyendo las suplicas del pueblo, Cacciarina pronuncióse ante ellos diciendo:

“Contemplad pues la magnificencia del señor. Pues llevo en mi alforja la Santa Copa de Caccia y con ella he de domarle”fight_like_a_girl

Y dicho ello encaminóse hacia el bosque do la fiera habitaba. Encontróse allí con un moro de gran estatura, quien, dijeron los lugareños, poseía y guardaba de la gran bestia. y a voz en cuello conminóle con las siguientes palabras:

“Mostrad vuestros dones, fechicero, pues no os temo”

A lo cual de gran risa llenose la negra fauce del moro impío, mientras respondía:

“Marcháos de aqui, mujer, pues no sois rival para mi vara” refiriéndose a su báculo de hechicero, que sabido es, los moros portan, especialmente si hechiceros son.

“Desenvainad si fombre sois, pues fermoso y fondo es el foder del feñor” luego de lo cual avanzó hacia el moro, con la frente en alto. El moro, al ver en sus ojos la llama del Señor, abrió sus ropajes invocando a la bestia.

Tanto era el tamaño de la bestia del moro, en tanto sobre el suelo retorcíase, largo y negro como la noche, que las gentes que a la santa acompañaban escaparon.”

Hasta aqui el registro de San Odolotodo, que es, empero, completado en el volumen XXVIII de los Escritos Hematoquecios de San Pamelo, recientemente descubiertos:

“Pero he allí que Cacciarina encarólo, a su único ojo miróle y cara plantóle. Diz las gentes que de lejos observaban, que valiente cual tizón, abrió su capa, descubriendo su santa copa (*).

 

El dragón enfurecido dañarle intentó y mucho daño ambos se han de haber hecho, pues gritos oyéronse y las aves del bosque alzaron vuelo ante la lucha, en que la Santa intentaba introducir a la bestia en su santo grial.

Más el poder de Dios estaba de su parte y diz que luego de dos dias de lucha incansable, logró montarle y domarle. Regresó así al pueblo, do muerte le dió en medio de la plaza, salpicando a todos con su leche (**). Por esta fazaña, fue nombrada Drákos Thiriodamastís(***) por las buenas gentes del lugar, nombre por el cual se la puede encontrar en los registros de inmigración de la época”


Caccia

* La copa de Santa Cacciarina es una reliquia perdida de la Orden Goliarda y ha sido buscada incansablemente por los hermanos para darle, buen descanso en algun monasterio. Hasta el dia de hoy se haya perdida. Dícese de que quien la llene recibirá vida eterna y gran contento. Siendo de virtud, se dice que jamás será llenada por hombre alguno.

** Se cree que donde San Pamelo escribe “leche” ha de referirse a la sangre del dragón, que, según señala Sollen Teroueon, ha de haber sido blanca por alguna magia medieval desconocida.

*** Vaya uno a saber que mierdas significa eso.